Destacado
Featured posts

(Por Agencias) – San Lorenzo derrotó anoche a San Martín en San Juan 2 a 1, por la novena fecha de la Superliga, alcanzó su tercer triunfo consecutivo como visitante y quedó a seis unidades del líder Boca Juniors.

Nicolás Blandi (39m.PT y 47m.ST) y el chileno Paulo Díaz (9m.ST) marcaron para San Lorenzo y descontó el uruguayo Álvaro Fernández (27m.ST) para el local.

(Por Agencias) – El submarino de la Armada Argentina ARA “San Juan” con 44 tripulantes a bordo, permanece desaparecido desde hace 60 horas en la zona del golfo San Jorge, cercano a la península de Valdez, en el sur argentino, y es buscado por aire y mar en medio de vientos de hasta 90 kilómetros por hora.

“Declaramos el estado de búsqueda y rescate”, afirmó el vocero de la Armada, Enrique Balbi anoche, y agregó: “Descontamos que esta en la superficie. No hay ningún indicio que nos diga que se haya hundido y es una probabilidad que el submarino esté flotando”.

Balbi consideró además que la nave “si tuvo problemas en la comunicación pudo haber salido a la superficie”, aunque aclaró que se ignora “si tiene propulsión”.

“Si se quedó sin propulsión, está a la deriva”, explicó ante la prensa.

Balbi señaló que a la búsqueda se habían sumado un avión Hércules de la Fuerza Aérea y una nave similar de la Nasa (agencia espacial estadounidense) que operaba en la zona, a la vez que detalló que en las últimas horas se había ofrecido ayuda de parte de los gobiernos de Estados Unidos, Chile, Perú y Brasil, para sumarse a la búsqueda.

También se recibió un ofrecimiento de parte de Gran Bretaña que podría desplegar, de aceptarse, alguna unidad desde las Islas Malvinas.

Balbi reconoció que las tareas de búsqueda se vieron dificultadas por los fuertes vientos con características de “temporal” en la zona de rastrillaje, cuyo recorrido estimó en un 15 por ciento.

El Comando Naval de Tránsito Marino activó desde ayer a la mañana el operativo de búsqueda y rescate del navío que operaba a la altura de Puerto Madryn, lleva una tripulación de 44 personas entre oficiales y suboficiales, y se encontraba viajando desde la Base Naval Ushuaia a su apostadero habitual de la Base Naval Mar del Plata.

Las primeras informaciones indicaban que se había generado un corte de energía que generó un incendio en el banco de baterías del navío, pero esto fue desmentido por la fuerza ya que no se recibió ningún aviso de emergencia antes de perderse la comunicación.

Para el operativo de rescate se asignaron dos naves de superficie equipadas con “sonar” (técnica que se vale de la propagación del sonido debajo del agua para detectar el rebote de las ondas en otros buques), y dos aviones que sobrevuelan la zona en la que se perdió el contacto.

El submarino estaba operando junto a otras unidades de la flota de mar, en tareas de control de la zona económica exclusiva.

Balbi afirmó que “sólo se perdió la comunicación” y que hasta el momento “no hay indicios graves” sobre lo que le pudo ocurrir al navío.

“Por ahora hay una pérdida del enlace de comunicaciones. No está perdido. El último contacto fue el miércoles, por lo que el jueves por la tarde se inició con un operativo homologado internacionalmente para encontrarlo. Pero ya era de noche y la meteorología no nos ayudó”, explicó.

El portavoz aseguró que el buque se busca en la zona por la que se supone que debería estar, en una sector alejado de la costa a la altura de la ciudad de Puerto Madryn.

“Se le ha ordenado a todas las estaciones de comunicaciones terrestres a lo largo del litoral argentino la búsqueda preliminar y extendida de las comunicaciones y escucha en todas las posibles frecuencias de transmisión del submarino”, afirmaron desde la fuerza.

“Al momento no tenemos novedades de haber concretado enlace de comunicaciones o visual ni de un incendio en la zona de baterías. Si hubiese pasado algo importante, se habría emitido una señal especial y eso no ocurrió”, agregó el vocero, desmintiendo las versiones que circularon sobre lo que le pudo ocurrir.

Según explicó Balbi, una nave de ese tipo puede mantenerse sumergido hasta dos días sin necesidad de subir a la superficie para recargar las baterías eléctricas.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, adelantó ayer su regreso de Vancouver (Canadá), donde participaba de la United Nation Peacekeeping Defence, y se trasladó de inmediato a la ciudad de Mar del Plata para acompañar a las familias de los tripulantes y seguir de cerca el operativo de búsqueda y rescate.

Familiares

Un grupo de familiares y amigos de los tripulantes se reunieron con las autoridades de la Base Naval de Mar del Plata, y permanecieron allí a la espera de información.

“Descartamos profundamente que se trate de un incendio dentro de la nave”, afirmaron tras el encuentro, al que llegaron tras conocer la noticia de la búsqueda. “Nos notificaron que hay un problema de comunicación y pérdida de enlace”, dijeron a la prensa.

“Es un momento dramático”, dijo Eduardo Krawczyk, el padre de Eliana, la primera oficial submarinista del país que integra la tripulación.

Krawczyk recordó que hace tres años asistió a la ceremonia en que su hija recibió el título como primera oficial submarinista del país y contó que ella había iniciado este viaje hace “aproximadamente 15 días”. Por otra parte, Claudio Rodríguez, hermano de uno de los maquinistas del ARA “San Juan” aseguró estar “muy preocupado” por el despliegue para la búsqueda del buque incomunicado, porque nunca vivió “esta situación”.

(Por Agencias) – A las 3.37 del viernes, recluido en el módulo de presos del ala penitenciaria del hospital de Parma, Salvatore TotòRiina, el gran jefe de la Cosa Nostra siciliana y el padrino más sanguinario de la historia, dejó de sonreír y se llevó a la tumba todos los secretos de una carrera criminal tan extensa que permitiría contar la historia reciente de Italia a través de sus cadáveres.

El último capo dei capi, 87 años cumplidos algunas horas antes, condenado a 26 cadenas perpetuas y sospechoso de haber matado a más de 150 personas —40 de ellos con sus propias manos—, murió a causa de un cáncer que le mantenía postrado en una cama desde hacía meses. Su vida causó tanto dolor, que los tribunales no le permitieron consumir su último aliento en Corleone, como siempre había soñado.

La historia de Totò Riina, un metro y 58 centímetros de altura, pero capaz de declarar una guerra al Estado y poner de rodillas a todo un país, estuvo siempre rodeada de muerte. Hijo de una familia humilde de campesinos, perdió a su padre y a su hermano con 13 años cuando intentaban extraer la pólvora de una bomba de la Segunda Guerra Mundial que no había explotado.

Aquella detonación tiñó de sangre la infancia de Salvatore y le convirtió en el cabeza de familia a los 13 años. Con el tiempo, y varias decenas de cadáveres más, terminaría siéndolo también de la familia corleonesa, la dinastía que alcanzaría el poder absoluto en la Cosa Nostra y a la que también pertenecieron otros asesinos como Bernardo Provenzano.

Riina y su organización fueron una anomalía en el la historia de la Cosa Nostra.Leoluca Bagarella, Giuseppe Madonia… Comandaron a un grupo de hombres sin linaje en la aristocracia mafiosa. Pastores y campesinos que prácticamente no sabían leer tomaron el control de la organización y borraron del mapa a la anterior cúpula desatando una tormenta de sangre nunca vista. Solo entre la primavera de 1981 y el otoño de 1983, murieron o desparecieron 1.700 rivales. “Fue un exterminio étnico, suprimieron de la faz de la tierra a la aristocracia mafiosa. Y luego fueron a por el Estado: funcionarios, policías, militares, magistrados… querían mandar en la política, conquistar Italia. Ese fue su error”, recuerda el periodista Attilio Bolzoni. El obejtivo nunca fue el dinero, era el poder. El territorio.

Pocos rostros representan en el imaginario colectivo y de forma tan nítida la encarnación del mal en Italia. Una vez tomado el control, la bestia —como también se le conocía— inició su desafío al Estado en 1982 ordenando asesinar al general Carlo Alberto Dalla Chiesa, destinado en Sicilia para plantarle cara. Fue el primer aviso. Lo mató seis meses después de llegar a Palermo, junto a su esposa y a uno de sus guardaespaldas. La escalada culminó en 1992 con los asesinatos de Giovanni Falcone y de Paolo Borsellino, los magistrados que habían dedicado los últimos años de su vida a juzgar a 300 mafiosos en el famoso maxiprocesoiniciado en 1986. Nadie debía inmiscuirse en los asuntos de la mafia. Y menos en Sicilia.

Tras los atentados, Riina creyó que el Estado negociaría y escribió el famoso Papello, 12 condiciones para certificar el alto el fuego en el que figuraban premisas tan surrealistas como la eliminación de las tasas en la gasolina en Sicilia. Pero los asesinatos de Falcone y Borsellino, que provocaron una herida imposible de cicatrizar en Italia, fueron también el fin de su carrera criminal. En enero de 1993, seis meses después del atentado contra Borsellino, fue capturado en el centro de Palermo a bordo de un automóvil cuando estaba parado en un semáforo. Iba desarmado y llevaba documentación falsa. Cuando le dieron el alto, intentó escurrir el bulto: “Se equivocan de hombre”.

(Por Verónica Olivencia) –  El Valle de Uco está conmocionado por un grave accidente que acontenció en el departamento de San Carlos.

Gran consternación se produjo al saber que uno de los heridos es Lucas Donnantuoni, hermano de la ex Reina de Vendimia, Nuri Donnantuoni, que perdió la vida en 2015 tras un accidente sobre la ruta 40 en Tunuyán.

El helicóptero Halcón II de la Policía de Mendoza tuvo que ir a buscar al herido para trasladarlo de urgencia al hospital Central.